Publicaciones

Evaluación de organismos entomopatógenos para el manejo del picudo de la platanera (Cosmopolites sordidus) en condiciones de campo

Hernández Suárez, Estrella
Paris, Mihaela
Perera González, Santiago
Piedra-Buena Díaz, Ana
Pomposo Medina, Marta

14 de septiembre de 2021

Información técnica

40 páginas

Descargar PDF

 

El picudo negro de la platanera, Cosmopolites sordidus, es un insecto considerado actualmente la principal plaga de platanera en Canarias. Se trata de una plaga de difícil control que afecta al cormo, reduce el vigor de la planta, retarda la floración y aumenta la sensibilidad a otras plagas y enfermedades, provocando un debilitamiento general de la planta y problemas de “llenado” de la fruta. El control del picudo se ha basado durante mucho tiempo en la aplicación de productos químicos, con un uso intensivo de insecticidas y nematicidas, algunos de ellos muy tóxicos. Dentro de los métodos biológicos que pueden ser utilizados en la Gestión Integrada de Plagas se incluye a los organismos entomopatógenos.

En este trabajo se evaluó el efecto de los productos comerciales Phoemyc+® (Beauveria bassiana) y Capsanem® (Steinernema carpocapsae) sobre las poblaciones de picudo y su daño en el cormo, así como sobre la altura, el perímetro del pseudotallo de las plantas y el número de manos en los racimos, en un cultivo comercial de platanera de producción ecológica. Además, se estudió la persistencia de estos organismos en el suelo tras un año de tratamientos, utilizando la metodología de trampas de G. melonella. Ambos tratamientos con entomopatógenos disminuyeron
las poblaciones de picudo, en un 11,7% en el tratamiento con B. bassiana, y en un 17,1% en el tratamiento con S. carpocapsae, con respecto al testigo. En los parámetros de crecimiento (altura y perímetro del pseudotallo) sólo Capsanem® mostró diferencias 6 estadísticamente significativas con respecto al testigo, mientras que en el número de manos no se observaron diferencias entre los tres tratamientos. El nivel de daño en el cormo fue significativamente
mayor en el tratamiento con Phoemyc+®, y significativamente menor en los cormos con aplicación de Capsanem®, con el testigo mostrando valores intermedios. En cuanto a la detección en suelo de los organismos aplicados, se encontró que había persistencia de los entomopatógenos varios meses después de los tratamientos, con mortalidad de larvas de G. melonella más alta en el tratamiento con Phoemyc+®, seguido de Capsanem®, que presentó valores apenas superiores a los registrados en el testigo. Los resultados generales obtenidos en este ensayo muestran que la aplicación de estos entomopatógenos no produce un efecto notable sobre los parámetros evaluados. Si además se suma el coste de estos productos y de la mano de obra necesaria para su aplicación, el uso de estos productos no constituye actualmente una opción atractiva para el agricultor. No obstante, dadas las indudables ventajas del control biológico desde el punto de vista ambiental, así como de seguridad alimentaria y para el aplicador, es necesario continuar trabajando en esta línea.

[...]